domingo, 15 de junio de 2008

En un emotivo y nostálgico homenaje revivieron a Kruger

Juan Solórzano, Normal Helena Gadea, Keyla Rodríguez, Luis Pastor González, entre otros, fueron algunos de los artistas que rindieron homenaje a esta leyenda de la música nacional
María Teresa Pérez | mperez@elnuevodiario.com.ni

Las palabras se evaporaron y los suspiros empezaron a brotar en más de uno al recordar el incalculable legado musical, ejemplo de vida, de Erwin Krüger. El cuarto homenaje al canto regional que otorga el Teatro Nacional Rubén Darío, el sábado pasado reunió los más representativos temas del acuarelista musical.

Tras recibir los respectivos reconocimientos, escuchar las palabras de agradecimiento de su hijo mayor, Erwin Krüger, y apreciar un vídeo que enmarcaba una recopilación del aporte artístico y vida del homenajeado dio inicio la gala musical.

Luis Pastor González inauguró la noche con el tema “La Madrugada”, acompañado por la danza del Ballet Folklórico Macehuatl. Uno de los méritos atribuidos a Erwin Krüger fue su aporte como recopilador de temas, entre ellos “Palomita Guasiruca”, que se escuchó al son de la marimba de María José Okarina y la danza del Ballet Folklórico Haydée Palacios.

Norma Helena Gadea con el potencial de su voz interpretó “Acuérdate de mí” y “Mi pueblito”. Otto de la Rocha se desplegó con “Monimbó” en compañía de Macehuatl. Entre los temas más populares de Krüger cuentan “Estampa Serrana” y “Lechero”, los cuales fueron interpretados por “Quinteto”.
Sublimes y angelicales
Con movimientos uniformes de sus manos y voces melodiosas se apareció sobre el escenario el coro español conformado por Morning Singers in the fields, quienes participaron como invitadas especiales; bajo su responsabilidad estuvo “Campanitas de mi pueblo”, completamente a capella. Su canto se alió a la sorpresa de la noche: Carlos Mejía Godoy, el homenajeado de 2006, quien no aparecía en el programa debido a su gira por España, pero se rehusó a perderse el tributo a Krüger y se sumó con su tema “Nicaragüita”.

“Los Zenzontles”, uno de los temas favoritos de Krüger --muchos decían que en su afán por atraparlos también inspiraba el canto-- fue interpretado por el príncipe del son nica, Juan Solórzano, quien acompañado de Macehuatl también cantó “El Sabanero”.

“Queja India”, primera canción de protesta del repertorio de Krüger, y “Luna en el estero”, una más de las descripciones que reflejan la pasión del cantautor por los paisajes nicaragüenses, estuvieron bajo la responsabilidad de Luis Enrique Mejía Godoy.

“Mentiras”, uno de los temas más significativas de Krüger -- cuentan sus amigos y familiares que fue la responsable de su feliz matrimonio-- y “Cómo me gustas”, un estupendo tema que creó para ser cantado por una mujer, no podían estar en mejores manos que en las de Keyla Rodríguez, quien se lució con su voz e hizo partícipe al público de la fiesta.

Con broche de oro los artistas participantes entonaron uno de los temas más emblemáticos del legado de Erwin Krüger: “Barrio de pescadores”, en una despedida en la que también participó el Ballet Folklórico Haydée Palacios.

http://www.elnuevodiario.com.ni/2007/08/06/variedades/55559